domingo, 19 de julio de 2015

Caricias

Y tanto de tu piel acariciar, 
tus sentidos despertar en cada roce, 
que cómo barco de vela en un mar eterno, 
escalé por las colinas de tu espalda, 
hasta llegar a tu pelo, 
y de admirarla en tu piel me torné, 
y dejé de ser humano, 
que ama y es amado, 
a ser aquel que aguanta, 
que ames y no sea a mí, 
que tu espalda sea la colina que otro escale,
mientras soy la piel de la que él barre, 
las huellas de mis dedos.




2 comentarios:

  1. Nunca he sentido eso en la vida real, pero puedo hacerlo sólo leyendo tu poema. ^^

    ResponderEliminar

Y tú, ¿opinas lo mismo que yo? ¿estás en desacuerdo?¿tienes un blog que quieres que visite? ¿te gusta, te disgusta? ¡Comenta y haz brillar mi sonrisa!