jueves, 6 de marzo de 2014

Cuando miras atrás....

A veces, caes en la cuenta de que has dejado algo importante en el camino. Tal vez sea esa pulsera que te regaló en tu treceavo  cumpleaños y que perdiste en la piscina, tal vez sea aquel suéter que dejaste olvidado en un restaurante...Pero creo que no se trata de eso, tal vez, y este es un tal vez mucho más acertado, se trate de la persona con la que podrías pasar tus días de la manera más feliz que jamás has conocido. Aquella persona, cuyos huesos encajaban a la perfección con los tuyos, aquella cuyos abrazos eran más tiernos que las esponjosas nubes sobre un cielo azul. Aquella persona la cual perdiste por una tontería, y cuyo adiós no fue más que una palabra, frente a mil días de felicidad que pasasteis juntos.





Un día creí que me protegerías, daría igual la nieve o la lluvia, nuestros cuerpos resistirían todo eso.




O ver caer la noche contigo, y de nuevo un amanecer junto a ti.









Pensar en tí me vuelve nostálgica, porque algún día pensé que viviría contigo todas mis primaveras.


Nunca pensé que fuera amor verdadero, pero tampoco pensé que te perdería tan rápido. Pensé mal, suelo equivocarme. Fui una ingenua.



"Porque sé que vendrá todo el amor de golpe, cuando me siento triste, y te siento lejana". Pablo Neruda




¿Podré vivir bajo el recuerdo,
de un frío invierno a tu lado,
de una primavera contigo,
de los besos bajo el manzano,
cuando caía la tarde,
y todo se volvía oscuro,
en nuestra piel un deseo,
el de un amor puro?